bid

60 DÍAS DE UNA VISIÓN GENERAL DE LA BIBLIA - DÍA 60

¡POR SIEMPRE JAMÁS!

Rev 21:1  Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva,  porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir,  lo mismo que el mar.

Rev 21:2  Vi además la ciudad santa,  la nueva Jerusalén,  que bajaba del cielo,  procedente de Dios,  preparada como una novia hermosamente vestida para su prometido.

Rev 21:3  Oí una potente voz que provenía del trono y decía:  "¡Aquí,  entre los seres humanos,  está la morada de Dios!  Él acampará en medio de ellos,  y ellos serán su pueblo;  Dios mismo estará con ellos y será su Dios.

Rev 21:4  Él les enjugará toda lágrima de los ojos.  Ya no habrá muerte,  ni llanto,  ni lamento ni dolor,  porque las primeras cosas han dejado de existir."

ImprimirCorreo electrónico

60 DÍAS DE UNA VISIÓN GENERAL DE LA BIBLIA - DÍA 59

EL DÍA DEL JUICIO

Rev 20:1  Vi además a un ángel que bajaba del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano.

Rev 20:2  Sujetó al dragón,  a aquella serpiente antigua que es el diablo y Satanás,  y lo encadenó por mil años.

Rev 20:3  Lo arrojó al abismo,  lo encerró y tapó la salida para que no engañara más a las naciones,  hasta que se cumplieran los mil años.  Después habrá de ser soltado por algún tiempo.

Rev 20:4  Entonces vi tronos donde se sentaron los que recibieron autoridad para juzgar.  Vi también las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios.  No habían adorado a la bestia ni a su imagen,  ni se habían dejado poner su marca en la frente ni en la mano.  Volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil años.

ImprimirCorreo electrónico

60 DÍAS DE UNA VISIÓN GENERAL DE LA BIBLIA - DÍA 58

AMOR, AMOR, AMOR.

1Jn 3:1  ¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre,  que se nos llame hijos de Dios!  ¡Y lo somos!  El mundo no nos conoce,  precisamente porque no lo conoció a él.

1Jn 3:2  Queridos hermanos,  ahora somos hijos de Dios,  pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser.  Sabemos,  sin embargo,  que cuando Cristo venga seremos semejantes a él,  porque lo veremos tal como él es.

1Jn 3:3  Todo el que tiene esta esperanza en Cristo,  se purifica a sí mismo,  así como él es puro.

1Jn 3:4  Todo el que comete pecado quebranta la ley;  de hecho,  el pecado es transgresión de la ley.

ImprimirCorreo electrónico

Más artículos...

Dirección:

Carrera 80# 47-23

Teléfono:

(+57 4) 589 86 92

Register and Claim Bonus at williamhill.com