bid

60 DÍAS DE UNA VISIÓN GENERAL DE LA BIBLIA - DÍA 33

DIOS USA A ESTER PARA SALVAR A SU PUEBLO

Est 3:1  Después de estos acontecimientos,  el rey Asuero honró a Amán hijo de Hamedata,  el descendiente de Agag,  ascendiéndolo a un puesto más alto que el de todos los demás funcionarios que estaban con él.

Est 3:2  Todos los servidores de palacio asignados a la puerta del rey se arrodillaban ante Amán,  y le rendían homenaje,  porque así lo había ordenado el rey.  Pero Mardoqueo no se arrodillaba ante él ni le rendía homenaje.

Est 3:3  Entonces los servidores de palacio asignados a la puerta del rey le preguntaron a Mardoqueo:  "¿Por qué desobedeces la orden del rey?"

Est 3:4  Día tras día se lo reclamaban;  pero él no les hacía caso.  Por eso lo denunciaron a Amán para ver si seguía tolerándose la conducta de Mardoqueo,  ya que éste les había confiado que era judío.

ImprimirCorreo electrónico

60 DÍAS DE UNA VISIÓN GENERAL DE LA BIBLIA - DÍA 32

RECONSTRUCCIÓN DE LOS MUROS DE JERUSALÉN

Neh 2:1  Un día,  en el mes de nisán del año veinte del reinado de Artajerjes,  al ofrecerle vino al rey,  como él nunca antes me había visto triste,

Neh 2:2  me preguntó: 

 ¿Por qué estás triste?  No me parece que estés enfermo,  así que debe haber algo que te está causando dolor. 

 Yo sentí mucho miedo

Neh 2:3  y le respondí: 

 ¡Qué viva Su Majestad para siempre!  ¿Cómo no he de estar triste,  si la ciudad donde están los sepulcros de mis padres se halla en ruinas,  con sus puertas consumidas por el fuego?

ImprimirCorreo electrónico

60 DÍAS DE UNA VISIÓN GENERAL DE LA BIBLIA - DÍA 31

LA REEDIFICACIÓN DEL TEMPLO EN JERUSALÉN

Ezr 1:1  En el primer año del reinado de Ciro,  rey de Persia,  el Señor dispuso el corazón del rey para que éste promulgara un decreto en todo su reino y así se cumpliera la palabra del Señor por medio del profeta Jeremías.  Tanto oralmente como por escrito,  el rey decretó lo siguiente:

Ezr 1:2  "Esto es lo que ordena Ciro,  rey de Persia: 

 "El Señor,  Dios del cielo,  que me ha dado todos los reinos de la tierra,  me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén,  que está en Judá.

Ezr 1:3  Por tanto,  cualquiera que pertenezca a Judá,  vaya a Jerusalén a construir el templo del Señor,  Dios de Israel,  el Dios que habita en Jerusalén;  y que Dios lo acompañe.

Ezr 1:4  También ordeno que los habitantes de cada lugar donde haya judíos sobrevivientes los ayuden dándoles plata y oro,  bienes y ganado,  y ofrendas voluntarias para el templo de Dios en Jerusalén."

ImprimirCorreo electrónico

Más artículos...

Dirección:

Carrera 74 # 49 B-17 (201)

Teléfono:

(+57 4) 5064907

Register and Claim Bonus at williamhill.com