ORFANDAD

Por: Rvdo. J. Nicolás Ocampo J.

Después de la salvación y de toda obra que el Señor Jesús hizo mientras estuvo acá en la tierra, espero se me entienda,  - Él todavía sigue salvando y sigue sanando -  una de sus mayores preocupaciones era que después que ascendiera al cielo, el vacío que había dejado corpóreamente, no fuera tomado por los apóstoles como un acto de abandono, abandono que sin duda hoy pareciera están padeciendo muchos al ignorar o por decir lo menos, no reconocer el poder del Espíritu Santo, que es el que nos permite vivir en esta tierra, como hombres y mujeres espirituales.

En razón a lo anterior es que, veo algunos cristianos como huérfanos, actuando de acuerdo a las formas de este mundo, en debates políticos y todo tipo de agitación mundanal, que para nada decoran la vida piadosa que nos demanda la Palabra de Dios. El Señor Jesús dijo:

No los voy a dejar huérfanos; volveré a ustedes. Juan 14:18

Esta promesa está vigente. No podemos dejarnos marear por tanta provocación terrenal que a la postre lo que desea es que la iglesia del Señor se entremezcle con las corrientes del reino de las tinieblas y lograr de esa manera que no haya distinción entre los hijos del Reino de Dios y los hijos del reino de la oscuridad. Es la verdad y solamente la verdad, la que nos debe identificar como los hijos de la luz. Veamos:

Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.

Y cuando él venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio; en cuanto al pecado, porque no creen en mí; en cuanto a la justicia, porque voy al Padre y ustedes ya no podrán verme; y en cuanto al juicio, porque el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado. "Muchas cosas me quedan aún por decirles, que por ahora no podrían soportar. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. Juan 16:7-13

Es el príncipe de este mundo el que lo está llevando al caos y a la anarquía, a la confusión, a la indiferencia, a la insensibilidad y sobre todo al alejamiento del Dios Vivo y Verdadero.

Ya lo sabes, no puedes proceder como huérfano, sino como hijo de Dios, no en el modelo de mentira del príncipe de este mundo, sino en el modelo de la Verdad, y la única manera de conocer la Verdad, es por obra del Espíritu Santo y La Verdad es Jesús el Señor. 

Tags: sp,, ORFANDAD,

ImprimirCorreo electrónico

Dirección:

Carrera 80# 47-23

Teléfono:

(+57 4) 589 86 92

Register and Claim Bonus at williamhill.com