Rendición De Cuentas

Sin importar que edad tengamos o que cargo ocupemos en una empresa o que ministerio desarrollemos en nuestra iglesia local, todos sin excepción tenemos a alguien superior a quien rendir cuentas, llámese papá, mamá, jefe, pastor.

Pero una rendición de cuentas  que tendremos que dar no acá en la tierra, sino delante del trono de Dios y a la cual no podremos evadir es cuando ya todo haya acabado en este mundo.

La diferencia será  que no se nos preguntará por cuantas carreras universitarias hicimos, o cuantos negocios logramos cerrar para la empresa en la cual trabajábamos, tampoco nos preguntaran por cuanto dinero ahorramos, o cuantos bienes adquirimos.

Pero si se nos pedirá cuentas de como usamos nuestro tiempo y lo invertimos en compartir con nuestra familia, hijos, esposo(a), en especial cuanto tiempo invertimos en orar e interceder por nuestros vecinos, compañeros de trabajo y/o estudio, por nuestra ciudad, por nuestro país; también de como usamos nuestros recursos, invertimos en la obra del Señor, o solo usábamos el dinero para gastarlo en nuestras necesidades y caprichos, a cuantas personas les dimos a conocer del Evangelio de Salvación, cuantas personas invitamos a la iglesia, como ejercimos nuestro ministerio, con responsabilidad o solo para que los demás nos vieran.

¿Estás preparado para ese día?   ¿Crees que todo cuanto haces está aprobado por el Señor? ¿Pasaras esta rendición de cuentas?

Quiero animarte para que si no estás preparado(a) comiences a hacerlo porque mira lo que nos dice la Eterna Palabra de Dios:

Así que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas de sí a Dios.

Rom 14:12

Que cuando llegue este momento seamos hallados intachables!

CLAUDIA OCAMPO

Tags: sp,, domincal,

ImprimirCorreo electrónico

Dirección:

Carrera 80# 47-23

Teléfono:

(+57 4) 589 86 92

Register and Claim Bonus at williamhill.com