Dime Ante Quien Te Postras Y Te Diré Que Obtienes

En el libro de Ester se nos relata como Dios liberó a su pueblo Israel de ser exterminado, ellos se encontraban cautivos pero un hombre malvado como lo era Amán hijo de Hamedata había propuesto al rey Asuero el acabar con ese pueblo; pero ¿Dónde radicaba tanto odio por los judíos? Pues se lo contaré, su odio nació por un pequeñísimo detalle, mirémoslo a la luz de la Palabra:

Cuando Amán se dio cuenta de que Mardoqueo no se arrodillaba ante él ni le rendía homenaje,  se enfureció. Est 3:5 

Aman era un funcionario del rey y Mardoqueo era el primo de la reina Ester y había sido el encargado de criarla después de que sus padres murieron.

Mardoqueo tenía claro que solo se postraría y rendiría homenaje a Dios, así la orden del rey fuera determinante con respecto a hacerlo con Amán.

Pero tal fue el disgusto de Amán que no solo procuró matar a Mardoqueo sino a toda su nación

Y cuando le informaron a qué pueblo pertenecía Mardoqueo,  desechó la idea de matarlo sólo a él y buscó la manera de exterminar a todo el pueblo de Mardoqueo,  es decir,  a los judíos que vivían por todo el reino de Asuero. Est 3:6

Si usted se pone a la tarea de leer esta historia que es solo de 10 capítulos, se encontrará la manera formidable de cómo el Señor no solo salvó a Mardoqueo y Ester, sino también a todo su pueblo y finalmente como fueron  exterminados sus enemigos.  Pero también se dará cuenta de cómo Dios exaltó a Mardoqueo por no haberse postrado ante un simple mortal.

Mardoqueo salió de la presencia del rey vistiendo ropas reales de azul y blanco,  una gran corona de oro y un manto de lino fino color púrpura.  La ciudad de Susa estalló en gritos de alegría. Est 8:15 

Ahora te pregunto: ¿Ante quién te estas postrando? Tal vez ante aquellos que un domingo te invitan a pasear y olvidas que es el día dedicado a rendir honor al Señor!

O las circunstancias como un trasteo programado para el día del Señor, o la “falta” de pasajes para no asistir a la iglesia, o la falta de tiempo para tener un momento devocional, o a la pereza de levantarte un domingo para ir a rendir culto al Señor.

Entonces si te postras ante algo o alguien que no sea Dios te diré que obtendrás: que seas devorado por tus enemigos, PERO si te postras ante el único que es digno, ante Jesús el Señor, no solo te exaltará sino que te librará de tus angustiadores!

CLAUDIA OCAMPO

Tags: sp,, domincal,

ImprimirCorreo electrónico

Dirección:

Carrera 80# 47-23

Teléfono:

(+57 4) 589 86 92

Register and Claim Bonus at williamhill.com