¡Sin excusas!

Hay un dicho popular que dice que la falta de conocimiento de la ley no me exime de ella.

Una de las cosas que he notado dentro del pueblo cristiano es  no sé si llamarlo la falta de interés o la desidia por leer la Palabra de Dios, es como si hacerlo fuera tan aburrido y tan tedioso que se convierte como en un castigo en vez de un deleite hacerlo. Muchos tienen como excusa la falta de tiempo, el no entenderla, el no retenerla y por ende no recordar lo que se leyó; lo que me sorprende es que este tipo de excusas no tienen ningún tipo de validez cuando hablamos de “sacar”

ImprimirCorreo electrónico

Dime Ante Quien Te Postras Y Te Diré Que Obtienes

En el libro de Ester se nos relata como Dios liberó a su pueblo Israel de ser exterminado, ellos se encontraban cautivos pero un hombre malvado como lo era Amán hijo de Hamedata había propuesto al rey Asuero el acabar con ese pueblo; pero ¿Dónde radicaba tanto odio por los judíos? Pues se lo contaré, su odio nació por un pequeñísimo detalle, mirémoslo a la luz de la Palabra:

Cuando Amán se dio cuenta de que Mardoqueo no se arrodillaba ante él ni le rendía homenaje,  se enfureció. Est 3:5 

ImprimirCorreo electrónico

Rendición De Cuentas

Sin importar que edad tengamos o que cargo ocupemos en una empresa o que ministerio desarrollemos en nuestra iglesia local, todos sin excepción tenemos a alguien superior a quien rendir cuentas, llámese papá, mamá, jefe, pastor.

Pero una rendición de cuentas  que tendremos que dar no acá en la tierra, sino delante del trono de Dios y a la cual no podremos evadir es cuando ya todo haya acabado en este mundo.

ImprimirCorreo electrónico

Dirección:

Carrera 74 # 49 B-17 (201)

Teléfono:

(+57 4) 5064907

Register and Claim Bonus at williamhill.com