EL LUGAR EQUIVOCADO.

Por: Rvdo. Nicolás Ocampo Jiménez

El hermano precisaba de ser muy buen evangelista, cuando afirmaba que estaba sufriendo por causa de Cristo. Nos asediaba con elocuentes testimonios de su obra evangelizadora, haciendo énfasis en los maltratos, insultos y hasta agresiones físicas. Decía llevar en su cuerpo las cicatrices de Cristo como resultado de las palizas a las que era sometido. Todos nos alegrábamos al ver la valentía y el arrojo del hermano, además era objeto de nuestra admiración.

El hermano *Elías, se presentaba en el templo semana tras semana mostrando los maltratos en su cuerpo, pero paradójicamente nunca llegué a conocer la primera persona convertida como resultado de su predicación.

 Dicha situación siempre me generó cierta curiosidad, hasta que me puse en la tarea de hablar con el hermano *Elías y atiné a preguntarle, por qué el sufría tanto a causa de Cristo, pero que no se veía la consecuencia de su trabajo, excepto sus maltratos físicos. El hermano se sonrojó y me dijo: “Es que además de que soy muy insultante con mi mensaje, no gozo de buen testimonio frente a los demás”.

ImprimirCorreo electrónico

ACTUALIDAD IRREFRENABLE.

Desde que era muy pequeño he venido oyendo de muchas historias del fin del mundo y todo lo que conlleva este terrible acontecimiento.
 
Se decían cosas tales como que si un niño nacía con alguna deformidad, entonces que ese era el anticristo, si un animal nacía con dos cabezas, o si era del género de cuadrúpedos pero nacía con una quinta pata, entonces que ya eso significaba el fin del mundo.  Si se producía un eclipse, o algún otro fenómeno natural que no fuera común, se decía que ya el castigo de Dios se advertía sobre el mundo y la humanidad. Efectivamente algunos de los casos antes mencionados serán señales de Dios para mostrar que su juicio viene sobre la tierra.
 
Ahora bien, cuando se contaba la historia de Sodoma y Gomorra, se le hacía a uno increíble que cosa semejante pudiera suceder; pero es que cientos de años atrás en la historia ya había ocurrido una tragedia universal a causa del Diluvio.
 
¿Por qué entonces no podría enviar Dios un castigo por fuego sobre una vasta región en la que aparecían Sodoma y Gomorra?
 
Pues déjeme decirle que habrá un castigo por fuego para los enemigos de Dios; esos que le desafían a diario con sus rebeldías y prácticas reiteradas del pecado.
 
El cuento que muchos se han creído que Dios es misericordioso - y lo es – es que va tolerar todo tipo de pecado y que va a guardar silencio frente a quienes de él se burlan, para decepción de los que así piensan, están muy equivocados. Ese perdón y esa justicia que Dios brinda es sólo para aquellos que proceden como justos, teniendo a Lot como ejemplo. Veamos las Sagradas Escrituras:
 
 Además, condenó a las ciudades de Sodoma y Gomorra, y las redujo a cenizas, poniéndolas como escarmiento para los impíos. Por otra parte, libró al justo Lot, que se hallaba abrumado por la vida desenfrenada de esos perversos, pues este justo, que convivía con ellos y amaba el bien, día tras día sentía que se le despedazaba el alma por las obras inicuas que veía y oía. Todo esto demuestra que el Señor sabe librar de la prueba a los que viven como Dios quiere, y reservar a los impíos para castigarlos en el día del juicio. 2 Pedro 2:6-9
 
Rvdo. NICOLÁS OCAMPO J.
Pastor

ImprimirCorreo electrónico

¡ AQUELLOS DICIEMBRES !

Versa la popular canción cada vez que llega tan apetecida época para unos y tan despreciada por otros. Además es muy común oír a no pocas personas decir: “¡Como eran de buenos aquellos diciembres, qué bueno sería que volvieran otra vez” Se traen a la mente tantos recuerdos de tiempos de los que podemos decir a toda voz: “Jamás volverán” Que la natilla, que los buñuelos, que la música, que los traídos y aquí no termina la lista de tan añorados momentos en los que era más que una época un compartir familiar y de vecindario.

En un llamado de atención hecho por la Palabra de Dios, se nos dice:

Nunca preguntespor qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas. Ecl 7:10

Y es que con toda la razón el Sagrado texto nos hace tan profunda advertencia ya que, por mucho que quisiéramos es absolutamente imposible regresar al tiempo pasado. Esa es prácticamente la constante del ser humano, y saber que la obra pasada del hombre quedó en ese estado del tiempo, contrariamente la obra de Dios, sí permanece para siempre. Veamos:

Sé además que todo lo que Dios ha hecho permanece para siempre; que no hay nada que añadirle ni quitarle; y que Dios lo hizo así para que se le tema. Lo que ahora existe, ya existía; y lo que ha de existir, existe ya. Dios hace que la historia se repita. Ecl 3:14-15

Queda pues una buena recomendación por parte de la Palabra de Dios, que nos impulsa a disfrutar el tiempo presente, porque como dicen por ahí, que el ser humano no tiene potestad sobre el tiempo presente, mucho menos por el ayer y aún más por el mañana porque: Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: Ecl 3:1

Disfruta el tiempo cuanto puedas, puede que aquellos diciembres ya no vuelvan, pero es posible también que el diciembre o el tiempo presente sea mucho mejor que el pasado. Porque: Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la *mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el *hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin. Pensé entonces: «Al justo y al malvado los juzgará Dios, pues hay un tiempo para toda obra y un lugar para toda acciónEcl 3:11-12

No permitas pues que la corriente mundanal, te lleve a vivir de nostalgia en nostalgia asediándote con información del pasado, porque enturbiaría nocivamente tu mente, que te podría llevar a la tristeza y esta a su vez a la depresión. Jesús es tu AYER, tu HOY, tu MAÑANA, gózate en Él.

Rvdo. Nicolás Ocampo Jiménez.

Pastor

ImprimirCorreo electrónico

Más artículos...

Dirección:

Carrera 74 # 49 B-17 (201)

Teléfono:

(+57 4) 5064907

Register and Claim Bonus at williamhill.com