NO LES DÉ A SUS HIJOS TODO LO QUE PIDEN EN NAVIDAD

FOTO SHUTTERINFA

POR JOSÉ ALEJANDRO PÉREZ M. |

Infografía

La medianoche del 24 de diciembre es la más esperada por los niños en Colombia.

Al grito de “llegó el Niño”, se lanzan a buscar sus traídos. Todo, casi siempre es alegría y satisfacción por los regalos abiertos. Pero, a veces, no todo lo que estaba en la lista de peticiones se puede cumplir y llega la tristeza, la decepción, y el enojo.

Mucho, poquito...

¿Se les deben dar a los niños todos los regalos que pide?

La sicóloga, especializada en sicología clínica con énfasis en salud mental, Silvana Muriel, señala que muchas veces los padres buscan sobrecompensar a sus hijos de manera material, especialmente si a lo largo del año, por motivos laborales, por ejemplo, su presencia física al lado de ellos no es tan fuerte.

Esa sobrecompensación puede generar unos niños, y luego unos jóvenes sobredemandantes, que creen que todo aquello que quieren deben tenerlo de manera inmediata.

Por eso plantea que no darles todo lo que piden, bien sea porque es imposible para los padres, o por una estrategia de crianza, es importante en el proceso de crecimiento, porque se les prepara en un terreno que es el de la aceptación racional de la frustración, y la construcción de tolerancia ante ello.

El sicólogo clínico Juan Diego Tobón va más allá y plantea que vale la pena que los niños puedan comprender que el mundo no está completo. “En los procesos de crianza yo creo que eso es una tarea muy importante que tienen que acompañar los papás o cuidadores de los niños, que el niño o la niña, incluso el adolescente, comprendan que el mundo no está completo siempre, y que siempre habrá algo que uno tendrá que asumir desde la falta”.

También, explica, a partir de ese hecho se puede generar una conciencia de que aquello que no reciben, puede recibirlo otra persona. Una forma de fomentar la importancia del compartir.

La decisión de no cumplirles todos sus deseos materiales en épocas como la Navidad, debe ser compartida por los padres de forma dialogada con sus hijos. Una oportunidad para que a través de ese diálogo se vayan formando en los pequeños valores como la solidaridad, o la importancia también de saber que en algunas ocasiones esas recompensas están antecedidas de una buena acción (ganar el año en el colegio por ejemplo).

El llamado que hacen los especialistas consultados es a revisar con los niños realmente la pertinencia de todo lo que piden en sus listas de regalos. Si es necesario desbordarse en pedir y dar al otro incluso aquello que realmente no necesitan.

Que el verdadero sentido del regalo sea una muestra del afecto y de acompañamiento.

Tags: ETF,, navidad,, hijos,

ImprimirCorreo electrónico

Register and Claim Bonus at williamhill.com