JABONES ANTIBACTERIALES: CUESTIONADOS Y PROHIBIDOS.

 ILUSTRACIÓN ELENA OSPINA.

POR RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ | PUBLICADO HACE 12 HORAS

EN DEFINITIVA

Los jabones antibacteriales fueron prohibidos para uso en los hogares si contenían ciertos compuestos nocivos. Estudios demuestran además que no son mejores que el jabón común.

Lavarse las manos con jabón y agua es la orden que reciben todavía los niños de sus padres aunque hoy muchos de estos han cambiado por un producto que hizo carrera rápido en un mundo dominado por las bacterias: los antibacteriales o jabones antisépticos.

Luego de años de espera, la oficina de medicinas y alimentos de Estados Unidos (FDA) prohibió el uso de esos antibacteriales para el hogar, dejando su uso solo para centros hospitalarios.

Dos razones básicas: no son muy efectivos para eliminar las bacterias y algunos contienen ingredientes que es mejor evitar ante la posibilidad de que sean nocivos.

“Los consumidores pueden pensar que los lavados con antibacterial son más efectivos para evitar la diseminación de gérmenes, pero no tenemos evidencia científica de que sean mejores que el jabón común y el agua”, explicó Janet Woodcock, directora del centro de evaluación de medicinas de la FDA.

“De hecho, ciertos datos sugieren que contienen unos ingredientes que pueden hacer más daño que bien en el largo plazo”.

La prohibición aplica a los antisépticos que contienen uno o más de 19 ingredientes activos, incluyendo los más comunes y conocidos, triclosán en jabones líquidos y triclocarbán en los de barra.

Estos ingredientes han sido relacionados con problemas de salud tales como alteraciones endocrinas.

La decisión de la FDA, argumentada en 25 páginas, tuvo en cuenta cerca de 70 referencias científicas.

Por ejemplo, un estudio del año pasado en el journal of Antimicrobial Chemotherapy había demostrado que no eran mejores para eliminar bacterias que los jabones comunes.

Desde 2013 se estudiaba el caso. La oficina esperó que los fabricantes de jabones y geles de baño aportaran argumentos sólidos en defensa de sus productos, los que nunca fueron entregados.

Esos ingredientes han sido vinculados además a ciertos tipos de cáncer, como demostró un estudio de 2014 en ratones, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El triclosán es tal vez el antibacterial más consumido. Estudios en Estados Unidos detectaron trazas en 97 % de muestras de leche materna y en la orina de cerca del 75 % de las personas examinadas.

Pero además es uno de los siete compuestos que con más frecuencia se aíslan en las corrientes de agua.

Resistencia

Su uso extendido ha dado pie a que aparezca una resistencia por parte de las bacterias.

En un artículo en The Sydney Morning Herald, el microbiólogo Nicholas Colemanrecordó que en un experimento, una cepa de Acinetobacter adaptada al triclosán también obtuvo resistencia a antibióticos usados clínicamente para tratar infecciones.

La FDA, en un comunicado de prensa, indicó que “lavarse las manos con jabón tradicional y agua corriente sigue siendo una de las medidas más importantes que los consumidores pueden tomar para evitar contraer enfermedades y prevenir la propagación de microbios a otras personas”.

Y si no se dispone de agua y jabón, prosiguió, y en su lugar el consumidor utiliza un producto desinfectante para manos, se recomienda que sea uno formulado con al menos un 60 por ciento de alcohol.

 

 

Tags: ETF,, ANTIBACTERIALES,, JABONES,

ImprimirCorreo electrónico

Register and Claim Bonus at williamhill.com